Ideas

Por zam gtz. Hace 1 mes En Branding.

Este concepto del porqué ha influenciado la forma en que abordamos los proyectos de branding y antes que esto, la manera en que articulo mis búsquedas personales.

La TED Talk que puso el porqué en muchas mesas

Cuando me encontré con esta plática, habrá sido por el 2014, me hizo mucho sentido y comencé a probar la fórmula del #startwithwhy. Recuerdo que pedí el libro en Amazon para estudiarlo a detalle y desde entonces he conectado varios puntos en función de este caminito.

Según Sinek, el poder de comenzar con el porqué a la hora de articular y comunicar nuestros esfuerzos, tiene que ver con que el cerebro responde desde diferentes partes a las 3 etapas de su modelo, siendo el porqué el que llega al sistema límbico donde se activan las emociones y luego la parte lógica llega al neocórtex en etapas posteriores.

Adoptamos este enfoque para proyectos de branding

Desde hace un par de años hemos incorporado este modelo del Golden Circle al momento de definir la identidad de marca de nuestros proyectos.

Nos ha resultado útil especialmente para:

  1. Validar motivaciones originales de nuestros clientes.
  2. Descubrir en qué podemos dar valor como agencia.
  3. Definir los puntos de convergencia con nuestro propio porqué.

En nuestro caso, decimos que en Nett diseñamos para mejorar nuestro entorno, por eso colaboramos con marcas valiosas para conectarlas con personas a través de estrategias y productos digitales.

El caminito está marcado: why, how y what.

Y en la parte del how, donde declaramos las marcas valiosas, es como detonamos las conversaciones y las búsquedas para articular la propuesta de valor que estas marcas quieren llevar a su mercado, a su audiencia; sucediendo estas pláticas en la parte inicial de los proyectos de branding, la identidad de la marca.

Simon Sinek no solo propuso el concepto del porqué, sino que desató un mar de confusiones

Esta TED Talk ha estado siempre en el top-5 de las más vistas (de toda la historia), el libro no ha sido catalogado como un bestseller del New Tork Times, aunque ha vendido mas que muchos de ellos (Simon Sinek critica esas métricas by the way); desde entonces en el mundo de emprendimiento, branding, innovación e incluso motivacional, hemos acuñado e intercambiado conceptos en diferentes usos:

  • porqué
  • propósito
  • misión
  • visión
  • causa
  • sentido
  • significado
  • y otros más

Sabiendo de esta revolución de conceptos que detonó, Sinek propone una aclaración en su libro The Infinite Game, y a lo que entiendo el why es el motivador inicial, y el concepto que Simon Sinek incorpora como la causa justa es el proyecto que se quiere construir.

De esta forma hace un distinción con el why en el pasado y la causa en el futuro. Esto lo aplicamos en nuestro proceso de branding, dentro de la brand story.

Más allá del branding

Este ejercicio de branding me ha llevado eventualmente a ejecutarlo de forma introspectiva: ¿cuáles son mis motivadores originales? ¿Cómo alineo mis esfuerzos, intereses y relaciones en función de lo que me mueve?

Ha sido de gran ayuda poder para armonizar mis proyectos, que al final caen en el mismo why.

En mi caso el caminito del golden circle sería algo así como:

Me queda claro que no puedo cambiar el mundo pero sí mejorar el pequeño pedazo de espacio-tiempo que me corresponde, por eso a través del storytelling y un mindset de innovación, diseño proyectos que lo logran.

Un speech que sigo puliendo.

Apuntes finales en 3 pasos fundamentales

Con todo este rollo te quiero compartir que al adoptar el start with why me detonó una nueva forma de abordar mis días y esto puede servirte:

  1. El Golden Circle de Simon Sinek se convirtió en un pilar sobre el que hemos construido nuestros proyectos de branding.
  2. Detonando así mi crecimiento personal.
  3. Y contagiando a otros para que se sumen.

Suscríbete a nuestro Newsletter

Nos gustaría compartirte lo más relevante y actual sobre storytelling, diseño, comunicación digital, marketing y más.

¡Hola!





.




.




.

*Protegido de spam, claro.