Ideas

Por zam gtz. Hace 9 meses En creatividad.

La buena lectura inicia y termina con placer

«Si no te gusta el libro que estás leyendo, déjalo, nadie te está obligando a terminarlo; es mejor ir a buscar algo que de verdad te guste», fue el primer consejo que nos dio la maestra Milena Scarazzato en un taller sobre lectura. Habrá sido en el 2004.

Yo estaba estudiando y trabajando en Villa Aurora, una escuela de Florencia donde Milena brillaba en sus clases de historia, arte y cultura. Quienes pasamos por sus aulas estamos todos de acuerdo que es la mejor maestra que hemos tenido en la vida, tanto por su conocimiento como por su calidez de mentora y amiga; basta ver su muro de Facebook para darse cuenta lo que le escribimos todos sus exalumnos.

El caso es que esa vez nos dio una clase especial para detonar en nosotros el gusto por la lectura y no es casualidad que haya empezado con ese consejo y que desde entonces no he dejado de leer a buen ritmo.

¿Por qué lo mencionó?

Te cuento un poco de contexto.

En Florencia, una ciudad espectacular conocida por ser como un museo al aire libre, cuna del Renacimiento y del síndrome de Stendhal, encuentras demasiadas obras e historias de arte, desde pintura, a arquitectura y escultura; en Firenze se desparrama la historia, hay de todo y para todos. Por eso es tan importante conocer qué es lo que te va a gustar más para concentrarte sobre eso. Me pasó a mí, que al juntarse este contexto con el boom del Código Da Vinci, me detonó el gusto por la lectura y la historia del arte (en este post te cuento más).

 

Entendí entonces a lo que se refería Milena: hay tanto arte por disfrutar, tantos libros por leer, que de uno es la tarea de encontrar esa alma gemela en forma de libro, de pintura, de canción o de la expresión artística que sea el caso.

Hay de todo y para todos.

Que cada uno encuentre su lectura predilecta.

La poesía es el encuentro del lector con el libro, el descubrimiento del libro.
– Borges

Mi fórmula (no tan) secreta

A partir de ahí he ido puliendo la forma en que detono mi hábito de la buena lectura, la cual resumo en este videito.


Sí, como ves, a la  hora de tener 3 lecturas simultáneas, avanzas mucho y te mantienes con buena satisfacción basada en la lectura de placer, que vendría a ser el pilar de esta fórmula, ya que es la que te mantiene emocionado.

Fórmula de los 3 libros simultáneos

  1. Lee un libro que te genere placer y no sea tan utilitario. A mí por ejemplo, me gustan de futbol y de historia.
  2. Agrega un libro de crecimiento personal. Temas que te hacen ser mejor como individuo, pueden ser de inspiración como biografías, filosofía o ensayos.
  3. Y finalmente, uno de temas más técnicos. Aquí depende mucho de tu área, en mi caso leo de branding, negocios y storytelling.

Ojo, no es que las otras no deban ser placenteras. Esas otras dos, aunque a veces son medio tediosas, las aguantas con el placer de la primera lectura.

Evolución de la fórmula

Leer es como hacer ejercicio, necesita de un constante entrenamiento para mejorar.

Una vez que agarras ritmo, puedes fortalecer el hábito de la lectura con otros conceptos que aquí te comparto.

 

 

No toda lectura es buena lectura

Esto es clave: así como hay alimentos que no son para nada benéficos, hay lectura que no construye en nada.

¿Y cómo seleccionamos la buena lectura?

  1. Multidisciplina que se conecta: si bien es bueno ser divergente en los intereses para acumular puntos que luego podrás conectar (Steve Jobs dixit), hay que admitir que no todos los puntos son conectables. Es decir, si lees mucho de educación y de tecnología, es probable que armes un proyecto de e-learning. O por el otro lado, si estás en la industria de los negocios inmobiliarios, sería bueno que agregues este tema a tu librería personal.
  2. Intereses pilares: por lo cual es valioso que definas sobre qué temas vas a construir tu carrera. En mi caso he seleccionado la creatividad, innovación, branding, storytelling, learning, cultura y futbol; por lo que mis libros giran en torno a estos temas.
  3. Control de calidad: aceptémoslo, hay libros malísimos que en las primeras líneas te exigen irse a la basura. Hay temas y autores que no valen la pena y si bien el gusto es particular de cada quien, hay ciertos criterios de calidad que son universales, como el nivel de la narrativa, la peculiaridad del argumento y la validez de las enseñanzas.

Recomendaciones finales

La buena lectura, como ya vimos, es fundamental para nuestro crecimiento; a quien lee se le nota a leguas, sea del tema que sea.

  1. Apuéstale a leer un capítulo diario de esos tres libros, aunque sean bien cortos.
  2. Subraya lo que más te haya resonado de cada lectura y al terminar repasa los aprendizajes.
  3. Comparte tus lecturas, así detonas en otros el gusto y conectas con quienes tienen tus mismos intereses.
  4. Compra ebooks (están muy baratos) y si un libro te gusta demasiado, cómpralo en su versión real, de portada y páginas con olor a nostalgia.
  5. Conoce más de cada autor, normalmente los buenos autores comparten sus aprendizajes, recomendaciones y están llenos de historias buenísimas.

Si llegaste hasta aquí, espero saber ahora tus recomendaciones.

¡Hola!





    .




    .




    .

    *Protegido de spam, claro.